Remedios caseros para el dolor de huesos


El  dolor de huesos  es una molestia o especie de sensibilidad que puede experimentarse en uno o varios huesos, aunque los casos más comu...


El dolor de huesos es una molestia o especie de sensibilidad que puede experimentarse en uno o varios huesos, aunque los casos más comunes los encontramos en partes del cuerpo como las manos, los pies o las rodillas.

Anuncios






Esta dolencia puede ir acompañada de cansancio, rigidez articular o fragilidad ósea y es necesaria una opinión médica ya que puede ser un síntoma subyacente de enfermedades o afecciones más graves.
Anuncios



En muchos casos, además del tratamiento médico se puede recurrir a algunos remedios naturales para aliviar al paciente y mejorar su bienestar. Sigue leyendo este artículo de unComo si te interesa descubrir los mejores remedios caseros para el dolor de huesos que se pueden emplear.

Los dolores óseos pueden ser consecuencia de lesiones o sobrecargas, de enfermedades como la osteoporosis, la artrosis o la artritis, e incluso de otras afecciones de mayor gravedad. Es por ello que ante el padecimiento de este tipo de dolor de forma constante o recurrente, se recomienda visitar al médico con urgencia, pues se debe diagnosticar la causa exacta de las dolencias e iniciar el tratamiento que se requiera en cada caso. Los remedios naturales que te mostramos a continuación pueden ser un complemento al tratamiento médico o una ayuda en caso de dolores temporales que no representen ningún tipo de gravedad, pero en ningún caso deben sustituir a la medicación prescrita por el facultativo.
Entre los mejores remedios caseros para el dolor de huesos, se debe mencionar la fitoterapia como una gran alternativa natural. Esta consiste en el uso de determinadas plantas medicinales que son especialmente buenas para disminuir los dolores y la inflamación, así como para mejorar el estado y la movilidad de las articulaciones y ralentizar el desgaste de los huesos. Estas plantas pueden utilizarse a modo de infusión o como cataplasmas aplicados de forma externa sobre la zona dolorida. En los siguientes pasos, te mostramos las mejores opciones.

Puedes aprovecharte de las magníficas propiedades de la cola de caballo para tratar de reducir los dolores óseos. Esta planta favorece la creación de tejido óseo y acelera la recuperación de fracturas, fisuras, siendo por tanto una excelente opción para quienes sufren de osteoporosis.

Prepara una infusión añadiendo una cucharadita de cola de caballo seca por cada taza de agua, deja que el agua hierva y luego permite que repose unos minutos. Cuela el líquido resultante y endulza con un poco de azúcar o miel si quieres que tenga un sabor más agradable. Puedes tomar una taza al día hasta notar las mejoras.

En casos de artrosis en los que se experimentan síntomas como dolores, rigidez e inflamación en las articulaciones, puede ser muy aliviador hacer uso del romero. Es una planta con propiedades antioxidantes que resulta efectiva para disminuir el desgaste de los cartílagos que se resienten en esta enfermedad reumática.

Para aliviar los dolores de huesos, puedes consumir una taza de infusión de romero al día o hacer masajes en la zona afectada con aceite de romero. Caliéntalo previamente un poco con las manos y realiza friegas suaves para que penetre bien en la piel y puedas notar el alivio. Si deseas preparar tú mismo el aceite de romero en casa, sigue los pasos del artículo Cómo hacer aceite de romero casero.

En muchas ocasiones, los dolores óseos o articulares pueden deberse a una acumulación de líquidos en la articulación afectada. Y para favorecer la eliminación y expulsión de estos, nada mejor que la ortiga. Esto es debido a sus propiedades diuréticas, que la convierten en un ayuda ideal para reducir líquidos y evitar el desgaste de las articulaciones.

Puedes preparar una infusión de ortiga cociendo su raíz durante 10 minutos y, luego, tomar una taza al día. También puedes colocar sobre la zona con dolor un cataplasma o compresa empapada de la misma infusión y dejar reposar durante 20 minutos.

Beber una infusión de jengibre al día también es un buen remedio casero para reducir los dolores de huesos. Esta raíz tan valorada en la medicina tradicional china es perfecta para disminuir la inflamación de las articulaciones y aliviar dolencias provocadas por enfermedades reumáticas como la artrosis o la artritis. Añade una cucharada pequeña de raíz de jengibre en una taza de agua, espera a que hierva y toma la preparación una o dos veces al día.

Además de las plantas medicinales indicadas anteriormente, hay otros remedios naturales para el dolor de huesos y articulaciones que igualmente pueden resultar efectivos y ayudarte a sentirte mucho mejor. Entre ellos, encontramos los siguientes:
Jugo de patata: si lo aplica sobre la zona dolorida, se reducen las molestias gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.
Aceite de eucalipto: este es otro potente analgésico natural; masajea la parte afectada con un poco de aceite de eucalipto.
Sales de Epsom: son calmantes y desinflamantes, por lo que tomar un baño de agua caliente con estas sales te permitirá recuperarte de una forma mucho más rápida.
Col: aplicar las hojas de este alimento en forma de cataplasma sobre la articulación afectada es un buen remedio para disminuir los dolores óseos o articulares.

Este artículo es meramente informativo, en unComo.com no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.





Related

REMEDIOS CASEROS 682034145641670533
QUEREMOS SABER TU OPINIÓN ... ¡ ESCRIBE TU COMENTARIO !

Popular ahora mismo

loading...

LO MAS LEIDO

item